El estrés académico como factor de depresión en estudiantes universitarios de la Universidad Salesiana México

Los principales motivos de consulta en la atención psicológica lo constituyen la depresión y la ansiedad comúnmente asociados al estrés en el caso de los estudiantes universitarios. Esto nos indica que el desempeño académico está indiscutiblemente ligado al estado emocional, y debido a que la salud de los estudiantes puede verse afectada por múltiples razones el presente estudio pretende analizar la gran interrelación entre el estrés académico y la depresión que pueda presentarse en jóvenes estudiantes universitarios de la Universidad Salesiana. Es por ello por lo que resulta importante conocer la prevalencia de este fenómeno ya que nos permitirá promover estrategias de prevención que puedan de alguna manera contrarrestar los efectos del estrés en la población estudiantil.

Introducción 

La salud es un concepto muy dinámico, es decir, cambiará según la perspectiva desde la cual sea abordada, pero suele echarse mano de algunas disciplinas, tales como la biología, la psicología, la ecología y la sociología. 

En este sentido Higashida, B. (2008). Ha dicho que la biología nos ofrece tres conceptos auxiliares; la variabilidad, la normalidad y la adaptación. Para dicho autor:  

Cada persona es diferente, lo que significa que cada una presentará diferencias en sus características biológicas. A esto se le conoce como variabilidad y estas diferencias son determinadas por una dotación genética y experiencias con el medio en el que nos desarrollamos. La normalidad se refiere a los valores que una población estima como naturales, se habla de una anormalidad cuando ciertos atributos en las personas son poco comunes. Por su parte, la adaptación es la capacidad de enfrentar exitosamente las variaciones ambientales, la enfermedad se produce cuando el cambio es muy drástico y la persona no es capaz de ofrecer una respuesta adaptativa eficiente. P. (8). 

Sin duda nos encontraremos un gran número de definiciones que respondan a la pregunta “qué es salud”. La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2014)  en el preámbulo de su Constitución, define a la salud “como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” (p. 1).  

Para Higashida, B. (2008). Lograr un estado de bienestar no es tarea sencilla pero las principales condiciones son la adaptación y equilibrio ecológico, la satisfacción de necesidades básicas y la capacidad de trabajo. (p. 8).  

Igualmente, nos dice que un organismo se encuentra en un estado de bienestar cuando se presenta un estado de homeostasis y algunas características son: 

  • Movilización de su medio interno 
  • Eliminación de deshechos 
  • Coordinación de funciones 
  • Reproducción 
  • Internamente contiene las concentraciones correctas de iones, gases y nutrientes. contiene las concentraciones correctas de iones, gases y nutrientes 

Desde el enfoque de este autor, la enfermedad por su parte es cualquier estado que perturba el funcionamiento físico y mental de una persona y afecta su bienestar. Es además, la pérdida del equilibrio dinámico que mantienen la composición estructura o funcionamiento del organismo. 

Igualmente, antes se pensaba que las enfermedades provenías del exterior y era producidas por un agente invasivo al organismo. Ahora se sabe que también pueden presentarse como el resultado de problemas internos y la falta de adaptación al medio cuando hay cambios muy bruscos. 

¿Cuáles son las consecuencias o factores de riesgo asociados a la falta de bienestar? Claramente, una persona que se encuentre en un estado de malestar prolongado tiende a desarrollar enfermedades y trastornos mentales o de humor como la depresión.  

El presente trabajo presenta la siguiente hipótesis: los alumnos de psicología de nuevo ingreso de la Universidad Salesiana México (UNISAL) al enfrentarse a diversos factores cotidianos padecen estrés. La estructura del presente trabajo se regirá bajo el método cuantitativo. Como objetivos este trabajo presenta los siguientes: Identificar el nivel estrés en los alumnos de psicología de nuevo ingreso. Así también, analizar la importancia del estrés académico presentado en alumnos de psicología de nuevo ingreso y describir las posibles consecuencias del estrés como factor en depresión. 

De acuerdo con estadísticas de la OMS (citado en Pardo A., Sandoval D., y Umbarila Z. 2004), “la prevalencia global de los trastornos mentales a nivel mundial es de aproximadamente 851 millones de personas” (p. 17), que constituyen alrededor del 15% de la carga mundial de enfermedad. 

Los datos del Banco Mundial (citado en Pardo et al. 2004), señalan que la depresión mayor representa un importante problema de salud mental, ya que se estima que para el año 2020 será la segunda causa de carga de enfermedad en el mundo, representando el 3.4 % de la carga total de enfermedad. 

Claramente, el panorama, en cuanto a este padecimiento, no era prometedor y no es exagerado decir que existe una epidemia de depresión. La OMS (citado en Velázquez, E., y Lino, M. 2018), pronostica que “para el año 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo, y la primera en países en vías de desarrollo como México”. 

En el caso de los estudiantes universitarios los principales motivos de consulta en la atención psicológica lo constituyen la depresión y la ansiedad y de acuerdo con Montoya, L., Gutiérrez, J., Toro, B., Briñón, M. Rosas, E., y Salazar L. (2010)., en los estados depresivos, se encuentra comúnmente asociado el estrés. 

Selye (citado en Duval, F., González, F., y Rabia, H. 2010) define… 

el estrés como un estímulo puntual, agresivo o no, percibido como amenazante para la homeostasis. El estrés por lo tanto activa un conjunto de reacciones que implican respuestas conductuales y fisiológicas que permiten al organismo responder al estresor de la manera más adaptable posible. 

El impacto de la respuesta ante el evento estresor está íntimamente relacionado con la receptividad y el estado del organismo, aunque el estrés repetido genera agotamiento e hipercortisolemia crónica (altas cantidades de cortisol), sobre todo en regiones más vulnerables como el hipocampo. 

En este sentido Duval, F., González, F., y Rabia, H. (2010) afirman que…

la disminución del volumen del hipocampo se ha correlacionado con: a) los niveles de cortisol (en caso de enfermedad de Cushing), b) duración e intensidad de la depresión. C) con la duración de la exposición al estrés en caso de estrés postraumático. 

En cuanto a las manifestaciones clínicas de los trastornos depresivos, algunos síntomas pueden aparecer desde la infancia. Esto se debe a que desde los grados preescolares hasta la educación universitaria las personas están en un período de tensión continua. 

Muchos estudios afirman que la depresión en países en vías de desarrollo se encuentra íntimamente relacionada con la cultura, la economía, la violencia, la pobreza, la incertidumbre laboral, las bajas expectativas ocupacionales y el estrés académico. 

En varias investigaciones sobre el estrés académico, los estudiantes han hecho evidente que la falta de tiempo para cumplir con las actividades académicas, la sobrecarga académica, la realización de exámenes, la exposición de trabajos en clase y la realización de trabajos y tareas obligatorias, son eventos generadores de altos niveles de estrés. (Montoya et al. 2010). 

Esto nos indica que el desempeño académico está indiscutiblemente ligado al estado emocional de los estudiantes y el sistema transaccional por el cual son evaluados facilita en gran medida la imagen de competencia que tiene de sí mismo el alumno. 

Por esto, resulta de suma importancia conocer la prevalencia del estrés en los estudiantes universitarios, así como la posible relación con la depresión, esto permitirá promover estrategias de prevención que puedan de alguna manera contrarrestar los efectos del estrés en la población estudiantil. 

“El estrés académico es un fenómeno complejo que implica diversos factores interrelacionados, en los que destacan los estresores académicos, experiencia subjetiva de estrés, moderadores y efectos fisiológicos”. (Alfonso, B., Calcines, M., Monteagudo, R., Nieves, Z. 2015) 

Todos estos factores se denotan en un sólo ambiente: la universidad. En particular, este entorno sobre el que se centra esta investigación debido a que el individuo puede experimentar, aunque sólo sea transitoriamente, una falta de control sobre el nuevo ambiente en el que desarrolla su formación académica. 

Los trabajos sobre el tema han demostrado la existencia de índices notables de estrés en las poblaciones universitarias, alcanzando mayores cotas en los primeros cursos de carrera y en los períodos inmediatamente anteriores a los exámenes (Muñoz, como se citó en Martín, I. 2007). 

De acuerdo con Pardo et al. (2004). La principal consecuencia destacada por varios autores en la literatura sobre depresión es el suicidio, el cual se pronostica que aumentará a nivel mundial, en los próximos años en todas las edades. En esto recae la importancia de conocer el nivel de estrés generado en el ambiente académico. 

Enfoque contextual 

En el estudio participaron un total de 7 estudiantes de psicología de la Universidad Salesiana México (UNISAL) que representan el 63% de la totalidad de estudiantes de nuevo ingreso en este curso. de los participantes el 100% estuvo conformado por mujeres. La edad de la muestra osciló entre los 18-30 años (85.7%). 

Diseño y procedimiento 

Se recolectó la información a partir de un instrumento tipo encuesta digital a través de Google form autoadministrado. Los estudiantes fueron informados de que su participación en la investigación era voluntaria y anónima, de forma que los resultados de la misma no iban a ser utilizados con fines ajenos a los de la investigación. 

Instrumentos 

La Escala de Percepción Global de Estrés (PSS) por sus siglas en inglés es el instrumento más utilizado en la psicología para para medir la percepción de estrés, es una medida del grado en que las situaciones se consideran como estresantes. Los ítems fueron diseñados para que los encuestados responden que tan impredecibles, incontrolables y sobrecargados se encuentran eventos en sus vidas. 

La Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) realizó un estudio y una adaptación tomando en cuenta la doble traducción a partir de la versión original, la comparación lingüística con la adaptación chilena y mexicana, así como la revisión por jueces, se aplicó a 332 becarios universitarios, se obtuvieron evidencias de validez divergente y convergente utilizando el SPANAS. La confiabilidad estimada de los puntajes generados por el instrumento fueron α=.79 para el factor de estrés y α= .77 para el factor de distrés (ver imagen 1). Este estudio se utilizó como patrón literal para la realización de este trabajo.  

Imagen 1. Escala de percepción global de estrés adaptada por La Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) realizada por Guzmán, J., y Reyes, M. 2018). Recuperado de http://www.scielo.org.pe/pdf/psico/v36n2/a13v36n2.pdf 

Resultados 

Los factores estimados por los 13 reactivos evalúan la percepción de estrés ante diversos sucesos. El 42.9% indica haberse sentido molesto por una situación inesperada.  

El 71.4% ha indicado sentirse incapaz de controlar hechos importantes en su vida en el último mes.  

El 71.4% se ha sentido continuamente tenso en el último mes.  

El 71.4% en el último mes a veces se ha sentido seguro de sus habilidades para manejar sus problemas emocionales.  

En el último mes solamente el 14.3% ha sentido que ha afrontado efectivamente los cambios importantes en su vida.  

En el último mes el 42.9% ha confiado frecuentemente en su capacidad para manejar problemas personales. 

En el último mes el 85.7% afirma haber sentido que a veces las cosas resultaban de la manera esperada.

El 57.1% ha afirmado que frecuentemente se dieron cuenta que no podían hacer todas las cosas que debían hacer.  

El 42.9% afirman que a veces pueden controlar las dificultades en su vida.  

En el último mes el 42.9% ha sentido que a veces tiene el control de todo y sólo el 14.3% ha afirmado que sea de manera frecuente.  

En el último mes el 28.3% ha afirmado sentirse casi siempre molesto por situaciones fuera de su control.  

En el último mes el 57.1% ha sentido que a veces ha podido controlar su tiempo, mientras que el 42.9% afirmo que casi nunca ha podido hacerlo.  

Por último, el 57.1% han sentido que los problemas frecuentemente se han acumulado.  

Discusión y conclusiones 

Se espera que el presente sea el primero de una serie de reportes que buscan establecer un diagnóstico sobre el estado de salud mental de la población universitaria de la UNISAL México con la finalidad de establecer estrategias que permitan impactar positivamente en el bienestar de los estudiantes. 

Está claro que la depresión es actualmente uno de los trastornos más padecidos por la población y el estrés académico es uno de los detonantes asociados a la presencia de este trastorno, además de factores sociales, familiares, afectivos, económicos, consumo de sustancias, violencia, etc. 

Diversos estudios postulan que exposición prolongada a eventos estresantes de manera constante en la vida puede pesar más que los recursos de afrontamiento, llevando a los sentimientos típicos asociados a la depresión. 

Un estudio realizado por Santos, Bernal y Bonilla (citado en Pardo et al. 2004), ”plantea una correlación positiva entre eventos de estrés considerados como negativos y sintomatología depresiva, lo que sugiere que una mayor cantidad de eventos percibidos como negativos correlaciona con el desarrollo de depresión en estos jóvenes”. 

Concluyendo en que los profesionales de la salud mental deben dirigir sus esfuerzos al desarrollo de programas de manejo del estrés que busquen un equilibrio entre las demandas del ambiente y la forma en que el individuo las afronta para establecer un estado de salud más prolongado. 

Referencias 

Alfonso, B., & Calcines, M., & Monteagudo, R., & Nieves, Z. (2015). Estrés académico. EDUMECENTRO7(2), 163-178. Recuperado de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2077-28742015000200013&lng=es&tlng=es. 

Cabanach, R., & Souto, A., & Franco, V. (2016). Escala de Estresores Académicos para la evaluación de los estresores académicos en estudiantes universitarios. doi: https://doi.org/10.1016/j.rips.2016.05.001 

Cohen, S. y Williamson, G. (2008). Percepción del estrés en una muestra de probabilidad de los Estados Unidos. Spacapan, S. y Oskamp, S. (Eds.) La Psicología Social de la Salud: Newbury Park, CA: Sage. Recuperado de http://www.ucdenver.edu/academics/colleges/medicalschool/departments/Ane sthesiology/Wellness/Documents/PerceivedStressScale.pdf 

Duval, F., González, F., y Rabia, H. (2010). Neurobiología del estrés. doi: http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272010000500006 

Guzmán, J., & Reyes, M. (2018). Adaptación de la Escala de Percepción Global de Estrésenestudiantesuniversitariosperuanos.doi: https://doi.org/10.18800/psico.201802.012 

Higashida, B. (2008). Ciencias de la salud. CDMX, México: Mc Craw Hill. 

Martín, I. (2007). Estrés académico en estudiantes universitarios. Apuntes de Psicología. 25(1), 87-99. 

Montoya, L. M., & Gutiérrez, J. A., & Toro B.E., & Briñón, M. A., & Rosas, E., & Salazar. L. E. (2010). Depresión en estudiantes universitarios y su asociación con el estrés académico. Rev CES Med. 24(1), 7-17. 

Organización Mundial de la Salud. (2014). Documentos básicos. (48.ª ed). Ginebra, Suiza: OMS. Recuperado de https://apps.who.int/gb/bd/pdf/bd48/basic-documents-48th-edition-sp.pdf 

Pardo A., Graciela, & Sandoval D., Adriana, & Umbarila Z., Diana (2004). Adolescencia y depresión. Revista Colombiana de Psicología. (13),17-32. Recuperado de: https://www.redalyc.org/pdf/804/80401303.pdf